Se desliza fácilmente por dentro del cilindro, a diferencia del medio diamante o del garfio